La Corte Suprema de Israel detiene las reformas judiciales

  • Shaima Khalil en Jerusalén y Ali Abbas Ahmadi en Londres
  • noticias de la BBC

fuente de imagen, Buenas fotos

captura de imagen,

Un manifestante frente a la Corte Suprema en septiembre del año pasado.

La Corte Suprema de Israel anuló una controvertida reforma judicial que provocó protestas a nivel nacional contra el gobierno de Netanyahu el año pasado.

Este cambio habría limitado el poder de la Corte Suprema para derogar leyes consideradas inconstitucionales.

Los críticos dicen que habría socavado gravemente la democracia del país al debilitar el poder judicial.

Existe una feroz oposición al actual gobierno de Netanyahu, considerado el más derechista de la historia de Israel.

La decisión de la Corte Suprema de derogar la ley gubernamental de 2023 se produce tras meses de disturbios civiles.

En julio, el gobierno aprobó lo que hoy se conoce como el proyecto de ley de «equidad».

Eliminó el poder de la Corte Suprema y de los tribunales inferiores de Israel para revocar decisiones gubernamentales consideradas «extremadamente injustas».

La ley provocó ira y división generalizadas, lo que llevó a cientos de miles de manifestantes a salir a las calles para pedir la derogación de las reformas y la dimisión del primer ministro Benjamín Netanyahu. Los organizadores dijeron que las protestas semanales fueron las manifestaciones callejeras más grandes en la historia de Israel.

En ese momento, cientos de reservistas militares, incluidos pilotos de la fuerza aérea, amenazaron con negarse a presentarse al servicio, lo que generó advertencias de que eso podría dañar las capacidades militares de Israel.

Un informe de la Corte Suprema dijo que ocho de los 15 jueces habían fallado en contra de la ley, diciendo que habría «causado un daño grave y sin precedentes a las características fundamentales del Estado de Israel como estado democrático».

Yariv Levin, ministro de Justicia de Israel y arquitecto de la ley, criticó a los jueces por «tomar todo el poder en sus propias manos» y calificó su decisión de anularla como antidemocrática.

La ley de «imparcialidad» es parte de un conjunto más amplio de reformas judiciales introducidas por el gobierno de Netanyahu.

Esto habría debilitado el poder de la Corte Suprema para revisar o revocar leyes, permitiendo que una mayoría simple (en el Parlamento) revocara tales decisiones.

El gobierno está tratando de ganar más poder en el nombramiento de jueces y eliminar la necesidad de que los ministros obedezcan los consejos de sus asesores legales.

Netanyahu argumentó que los cambios eran necesarios para restablecer el equilibrio entre jueces y políticos.

El fallo de la Corte Suprema amenaza con socavar aún más la confianza en su gobierno. El partido Likud de Netanyahu dijo que la decisión «va en contra de la voluntad del pueblo de unidad, especialmente en tiempos de guerra».

El liderazgo de Israel ha estado bajo presión internamente por no haber evitado un ataque de Hamás el 7 de octubre y por no haber rescatado a todos los rehenes israelíes tomados en Gaza.

READ  Las 10 Mejores telas para tapizar sillas del 2024: La Selección Top

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio