La medida de inflación preferida del banco central subió un 0,2% en abril

Sobre una base anualizada, el PCE subyacente fue del 2,8%, o 0,1 puntos porcentuales más que la estimación.

Incluyendo la volátil categoría de alimentos y energía, la inflación PCE fue del 2,7% año tras año, en comparación con el 0,3% del mes anterior. Esas cifras estaban en línea con las previsiones.

Los funcionarios de la Fed prefieren la lectura del PCE al índice de precios al consumidor compilado por el Departamento de Trabajo. El sector comercial mide los cambios en el comportamiento del consumidor, como la sustitución de bienes menos costosos por alternativas más caras, y tiene un alcance más amplio que el IPC.

Un aumento del 1,2% en los precios de la energía contribuyó al aumento general. Los precios de los alimentos registraron una caída del 0,2% en el mes.

Los precios de los bienes aumentaron un 0,2%, mientras que los servicios experimentaron un aumento del 0,3%, continuando la tendencia normal de una economía en la que los servicios y el consumo impulsan la mayor parte.

Junto con las lecturas de inflación, la publicación del viernes incluye datos sobre ingresos y gastos.

Los ingresos personales aumentaron un 0,3% en el mes, igualando las estimaciones, mientras que el gasto aumentó sólo un 0,2%, por debajo de las estimaciones del 0,4% y del 0,7% revisado a la baja de marzo. Ajustadas a la inflación, las cifras de gasto mostraron una disminución del 0,1%, en gran parte debido a una disminución del 0,4% en el gasto en bienes y un aumento del 0,1% en el gasto en servicios.

La reacción del mercado tras la publicación fue que los futuros vinculados a los promedios de las principales acciones aumentaron, mientras que los rendimientos de los bonos del Tesoro cayeron.

READ  Actualizaciones en vivo de Covid-19: Mandatos de mascarillas, vacunas y más

«El índice de precios PCE no ha mostrado una gran mejora en la inflación, pero tampoco ha mostrado ninguna regresión. Según la reacción inicial a los futuros sobre índices bursátiles, el mercado probablemente lo verá como mayoritariamente positivo», dijo Chris Larkin. Director General de Trading e Inversiones para E-Trade de Morgan Stanley.

«Los inversores deberían tener paciencia», añadió. «El banco central ha sugerido que se necesitará más de un mes de datos positivos para confirmar que la inflación ha vuelto a caer de manera creíble, por lo que no hay razón para pensar que el primer recorte de tipos se producirá antes de septiembre».

Como los datos de inflación fueron más cálidos de lo esperado, los funcionarios del banco central alentaron una actitud cautelosa. Eso significa que es menos probable que reduzcan las tasas en el corto plazo.

Más recientemente, el presidente de la Reserva Federal de Nueva York, John Williams, dijo el jueves que confiaba en que la inflación continuaría disminuyendo, diciendo que los precios aún estaban altos y no avanzaban lo suficiente hacia el objetivo anual del 2% del banco central.

Los mercados han frenado las expectativas de un recorte de tipos este año. Los precios del viernes por la mañana señalaron la probabilidad de que el primer movimiento no se produzca hasta noviembre, en la reunión del banco central, que finaliza dos días después de las elecciones presidenciales.

Esta es una noticia de última hora. Vuelva a revisar aquí para las actualizaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio