¿Podría la presión estadounidense forzar un alto el fuego entre Israel y Hamas en Gaza?

  • Por Hugo Pacheca
  • Corresponsal en Oriente Medio, Jerusalén

captura de imagen,

Israel ha retirado la mayoría de sus tropas del sur de Gaza, pero eso no se ha interpretado como el fin de la guerra.

Un alto el fuego entre Israel y el grupo palestino Hamás en Gaza nunca iba a ser fácil. Semanas de negociaciones no lograron llegar a un acuerdo. Pero la presión internacional está aumentando.

Quizás la señal más importante es que la administración Biden envió a William Burns, jefe de la CIA, a la última ronda de conversaciones en El Cairo.

Hamás se mantuvo, al menos en público, en sus exigencias iniciales de un alto el fuego permanente, la retirada completa de las tropas israelíes y el regreso irrestricto de los palestinos desplazados a los territorios del norte.

Mientras tanto, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha insistido en que Israel seguirá luchando hasta que Hamas sea destruido y los rehenes liberados.

«Hay mucha presión estadounidense sobre Israel, Egipto y Qatar para que ejerzan presión sobre Hamas. Eso es obvio», dijo Gershon Baskin, quien ayudó a negociar la liberación del soldado israelí Gilad Shalit en 2011.

«El hecho de que el jefe de la CIA haya demostrado que todos los negociadores deben estar al más alto nivel. Esto indica que la presión estadounidense ha aumentado».

Pero eso no significa que haya un acuerdo entre manos.

Los funcionarios israelíes han expresado su voluntad de hacer algunas concesiones en medio de una creciente frustración entre los aliados clave del país, incluido Estados Unidos. A principios de esta semana, el ministro de Defensa israelí, Yoav Galant, sugirió que era el momento adecuado para un alto el fuego.

Se espera que cualquier acuerdo incluya la liberación de algunos rehenes tomados en los ataques de Hamas a cambio de prisioneros palestinos retenidos en cárceles israelíes, lo que fue la base para un alto el fuego que condujo a una tregua temporal en noviembre. Según funcionarios israelíes, 133 personas están cautivas en Gaza, aunque al menos 30 ya han muerto.

Según la última propuesta estadounidense, Hamás liberaría vivos a 40 rehenes como primera fase de un alto el fuego de seis semanas, dando prioridad a las mujeres, los hombres mayores de 50 años y aquellos con afecciones médicas graves.

Israel liberará al menos a 700 palestinos, incluidos unos 100 que cumplen cadena perpetua por matar a israelíes, lo que ha resultado controvertido en Israel en el pasado.

Pero, según se informa, Hamás ha dicho a los negociadores que no retiene a 40 personas en esta categoría, lo que plantea la posibilidad de que hayan muerto muchos más rehenes de los que se pensaba anteriormente o que puedan estar en manos de otros grupos armados como la Jihad Islámica Palestina.

captura de imagen,

Las familias de los rehenes dicen que Netanyahu está más preocupado por su supervivencia política que por la difícil situación de sus seres queridos.

En Israel, el margen de maniobra de Netanyahu está limitado por la presión de varios sectores de la sociedad y la política. Dado que la mayoría del público israelí está a favor de la guerra, hay crecientes llamados para que acepte un acuerdo para liberar a los rehenes.

Las familias organizaron grandes protestas, acusando al primer ministro de no dar prioridad al regreso de los cautivos y de estar más preocupado por su propia supervivencia política. También están aumentando las demandas para que Netanyahu renuncie.

Las divisiones se han intensificado dentro de la coalición gobernante de Netanyahu, que incluye aliados de extrema derecha y ultranacionalistas que niegan concesiones a Hamás e insisten en que la guerra continúe.

El ministro de Finanzas, Bezalel Smodrich, dijo al primer ministro que la única manera de recuperar a los rehenes y destruir al grupo era aumentar la presión sobre Hamás, mientras que el ministro de Defensa Nacional, Itamar Ben Gvir, amenazaba abiertamente con derrocar al propio Netanyahu. Se espera un ataque contra la ciudad de Rafah, en el sur de Gaza.

Los funcionarios israelíes insisten en que la entrada a Rafah es vital, donde dicen que Hamas tiene cuatro brigadas operativas y donde sus principales líderes pueden estar escondidos.

Pero casi todo el mundo fuera de Israel se opone a lanzar un ataque contra la ciudad por temor al impacto devastador que podría tener sobre los civiles, que viven en tiendas de campaña, refugios improvisados ​​y campos superpoblados de casi 1,5 millones de palestinos.

El lunes, en un intento por contrarrestar las críticas internas, Netanyahu dijo que ya se había fijado una fecha para la operación de Rafah, sin dar detalles.

«Ahora hay una rebelión dentro y dentro del gobierno. [Mr Netanyahu’s party] Likud, en contra de que Netanyahu haga cualquier tipo de acuerdo en el que no piensen», dijo Baskin.

«Netanyahu no es un actor independiente. Es un rehén dentro de su propio gobierno».

captura de imagen,

Hamás puede creer que el tiempo está de su lado a pesar de la terrible situación humanitaria en Gaza

Por su parte, Hamás aún tiene que dar una respuesta formal a la última propuesta, pero si bien está interesado en un acuerdo que «ponga fin a la agresión contra nuestro pueblo», la oferta no satisface sus demandas.

«La posición de Israel sigue siendo insostenible», afirmó el grupo en un comunicado.

La Casa Blanca describió la respuesta del grupo como «poco alentadora».

La decisión final la tomará Yahya Shinwar, líder de Hamas en Gaza, quien se cree que se esconde en túneles rodeados de guardias y rehenes. Pero comunicarse con él es difícil, implica muchos intermediarios y lleva días.

Baskin dijo que a los prisioneros palestinos se les debería informar qué prisioneros serían liberados y que ninguno de ellos sería aceptado como extraditado a otro país, así como las cuestiones que se interpondrían en el camino de las negociaciones.

Hamás también cree que Israel atacará al grupo una vez que los rehenes sean liberados, sin garantías de un alto el fuego permanente.

Sus dirigentes han visto crecientes críticas internacionales hacia Israel y pueden creer que el tiempo está de su lado para hacer concesiones, a pesar de las grandes e inmediatas necesidades de los devastados ciudadanos de Gaza.

La guerra en Gaza, la respuesta de Israel a los ataques de Hamás el 7 de octubre que mataron a unas 1.200 personas y a más de 33.000 palestinos, según el Ministerio de Salud dirigido por Hamás, devastó grandes extensiones del territorio y dejó a muchos al borde del abismo. Hambruna.

«Según mi experiencia en el tratamiento de estos asuntos, las principales dificultades son si quienes toman las decisiones clave en cualquiera de las partes están preparados para llegar a un acuerdo. Eso no está claro», dijo Baskin.

«No está claro que Netanyahu esté listo para un acuerdo, no está claro [Hamas political leader in Gaza Yahya] Sinwar está listo para llegar a un acuerdo. Pero cuando lo hacen, encuentran el término medio».

Tal vez no sea sorprendente que un portavoz de Hamás aprovechara los comentarios de Netanyahu sobre la fijación de una fecha para el ataque a Rafah, diciendo que planteaba dudas sobre la intención de reanudar las conversaciones.

READ  Las 10 Mejores collar mujer del 2024: La Selección Top

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio