Después de 3 meses de deambular, un hombre y su perro vivían de pescado crudo hasta que fueron rescatados: NPR

El australiano Timothy Lyndsay Shaddock, junto con el presidente de Grupo Mar, Antonio Suárez, a la izquierda, y el capitán del barco atunero mexicano «Maria Delia», Oscar Meza Origo, levantan el pulgar durante una ceremonia de bienvenida después de que fueron rescatados del mar y llegaron al puerto de Manzanillo, México, el martes 20 de marzo de 2018.

Fernando Llano/AP


Ocultar título

cambiar el titulo

Fernando Llano/AP


El australiano Timothy Lyndsay Shaddock, junto con el presidente de Grupo Mar, Antonio Suárez, a la izquierda, y el capitán del barco atunero mexicano «Maria Delia», Oscar Meza Origo, levantan el pulgar durante una ceremonia de bienvenida después de que fueron rescatados del mar y llegaron al puerto de Manzanillo, México, el martes 20 de marzo de 2018.

Fernando Llano/AP

MANZANILO, México (AP) — Un marinero australiano rescatado por un barco atunero mexicano después de tres meses a la deriva con su perro dijo el martes que estaba agradecido de estar vivo después de pisar tierra firme por primera vez desde que comenzó su terrible experiencia.

Timothy Lyndsay Shaddock, de 54 años, desembarcó en Manzanillo, México, luego de ser examinado en el María Delia, el bote que lo rescató.

«Me siento muy bien. Mucho mejor de lo que he estado, les digo», dijo Shaddock sonriente, barbudo y delgado a los periodistas en el muelle de la ciudad portuaria, 210 millas (337 kilómetros) al oeste de Ciudad de México.

«Estoy muy agradecido con el capitán y la compañía pesquera por salvarme la vida. Estoy vivo, no pensé que lo lograría», dijo Shaddock, quien dijo que él y su «increíble» perro, Bella, están bien.

READ  Rafael Nadal está cansado del circo por la cancelación de la visa de Djokovic

Shaddock se describe a sí mismo como una persona tranquila a la que le gusta estar solo en el mar. Cuando se le preguntó por qué partió en abril para cruzar el Océano Pacífico desde la península de Baja California en México hasta la Polinesia Francesa, inicialmente no sabía nada.

«No estoy seguro de tener la respuesta a eso, pero realmente disfruto navegando y amo a la gente del mar», dijo. «La gente del mar es lo que nos une a todos. El mar está dentro de nosotros. Somos el mar».

El catamarán del hombre de Sydney partió de la ciudad mexicana de La Paz, pero quedó paralizado por el mal tiempo. Dijo que la última vez que vio tierra fue a principios de mayo cuando navegó desde el Mar de Cortés hacia el Pacífico. Había luna llena.

Shaddock dijo que estaba bien organizado, pero una tormenta destruyó sus habilidades en electrónica y cocina. Él y Bella sobrevivieron al pescado crudo.

«Hubo muchos, muchos, muchos días malos y muchos días buenos», dijo.

«La energía, la fatiga es la parte más difícil», dijo. Pasó el tiempo arreglando cosas y manteniéndose positivo metiéndose al agua para «disfrutar de estar en el agua».

Cuando el helicóptero del Tuna Boat avistó el catamarán de Shaddock a 1.930 kilómetros (1.200 millas) de tierra, Shaddock dijo que era la primera señal de humanos que había visto en tres meses. El piloto le arrojó un trago, luego se fue volando y luego regresó en una lancha rápida del María Delia, dijo.

Grupomer, que opera la flota pesquera, no dijo cuándo se llevó a cabo el rescate. Pero dijo en un comunicado que Shaddock y su perro estaban en condiciones «seguras» cuando fueron encontrados, sin comida ni refugio, y que la tripulación del barco Tuna les brindó atención médica, alimentos e hidratación.

READ  Las acciones suben, el dólar cae ante la esperanza de que los bancos centrales relajen su política monetaria: los mercados se contraen

Shaddock dijo que el barco atunero resultó ser su tierra y Bella fue atacada de inmediato por el equipo de filmación. También explicó cómo se conocieron él y el perro.

La tripulación del barco atunero mexicano «Maria Delia» posó para fotos con Bella, la perra del australiano Timothy Lindsay Shaddock, luego de que ambos fueran rescatados de un catamarán averiado en el Océano Pacífico, cuando ambos regresaban al puerto de Manzanillo, México, el martes 1 de julio. 18, 2023.

Fernando Llano/AP


Ocultar título

cambiar el titulo

Fernando Llano/AP


La tripulación del barco atunero mexicano «Maria Delia» posó para fotos con Bella, la perra del australiano Timothy Lindsay Shaddock, luego de que ambos fueran rescatados de un catamarán averiado en el Océano Pacífico, cuando ambos regresaban al puerto de Manzanillo, México, el martes 1 de julio. 18, 2023.

Fernando Llano/AP

«Bella me encontró en el medio de México. Ella es mexicana», dijo. «Ella es el espíritu del medio del país y no me deja ir. He intentado tres veces encontrarle un hogar y me ha seguido hasta el agua. Es mucho más valiente que yo, eso es seguro».

Tal vez por esa razón, Bella no abandonó el bote hasta que Shaddock se alejó el martes. Ya había elegido a un miembro del equipo de Mazatlán, Genaro Rosales, para adoptarla con la condición de que cuidara bien a la perrita.

Shaddock dijo que regresaría pronto a Australia y que esperaba ver a su familia.

Hay otras historias de supervivencia extrema en el mar, pero no todas tienen un final feliz.

READ  Las 10 Mejores estrella arbol navidad del 2024: La Selección Top

En 2016, un pescador colombiano fue rescatado después de dos meses a la deriva en el océano Pacífico. Tres de sus tripulantes murieron. Fue rescatado por un barco mercante a unas 2.000 millas (3.220 kilómetros) al sureste de Hawái. Él y otros estaban pescando en la costa de Colombia cuando el motor de su bote se averió y quedaron a la deriva.

En 2014, un pescador salvadoreño llegó a tierra en Ebon, un pequeño atolón del Pacífico en las Islas Marshall, después de 13 meses a la deriva en el mar. José Salvador Alvarenga salió de México en diciembre de 2012 para un día de pesca de tiburones. Dijo que sobrevivió a base de peces, pájaros y tortugas antes de que su barco llegara a tierra a 8.850 kilómetros (5.500 millas) de distancia.

En otros casos, se encuentran barcos pero sin supervivientes o se pierden por completo.

Más de 20.000 migrantes han muerto intentando cruzar el Mediterráneo hacia Europa desde 2014, según la Organización Internacional para las Migraciones.

El presidente de Grupomar, Antonio Suárez, dijo el martes que este podría ser el último viaje de María Delia mientras moderniza la flota de la compañía y el yate es el más pequeño y tiene más de 50 años.

Si es así, dijo Suárez, sería «una despedida maravillosa, salvando vidas humanas».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio